Lo Que Pasa en Vegas Capítulo 7

Lo Que Pasa en Vegas Capítulo 7

Lo que sucede en Las Vegas por C. Qualls Capítulo 7

Me despierto antes de que suene la alarma con una pierna
tirada sobre mi torso. Giro la cabeza para mirarla. La miro
mientras duerme tranquilamente. Su pierna comienza a
moverse hacia abajo y arroja su cuerpo lejos de mí. Creo que
está despierta, pero pronto su respiración vuelve a
estabilizarse. Aprovecho para levantarme de la cama. Apago
la alarma para dejarla dormir. Hago mi ejercicio matutino y
luego vuelvo a mi habitación para ducharme. Ella está boca
abajo abrazando mi almohada. Me río para mis adentros. Me
ducho, me visto y luego voy a tirar la toalla a la basura. Justo
encima hay un par de pantalones cortos de encaje azul claro.
Dejo escapar un suspiro, estos son tan S*xys. Después de ver
sus bragas, mi mente empieza a divagar. Me pregunto cómo
se verá solo con bragas o en bikini. Me detengo ahí mismo.
Llegará el momento en que esté lista. Solo tengo que ser
paciente. Para ella puedo serlo.

Hago algunos arreglos con la señora Bailey y salgo. Tengo
que asistir a un desayuno de trabajo. La reunión es fructífera
para ambas partes y rápidamente se firman contratos. Le
doy la mano y vuelvo a casa. Julia está vestida pero medio
dormida cuando baja las escaleras. Pido una taza de café
para poder acompañarla mientras desayuna… un plato de
cereal para niños. La caja es roja con un conejo de dibujos

 

animados. Me pregunto cuál es el atractivo. “¿Quieres un
café?” Pregunto mientras se lleva una cucharada a la boca.
Tiene las mejillas hinchadas y sus ojos me lanzan dagas.
Finalmente logra tragar. “¿Alguna vez me has visto tomar
café?”
Lleva 3 meses conmigo y ni una sola vez la he visto con una
taza. “No, no lo he hecho”.
Mientras ella toma un sorbo de su jugo de naranja, yo le robo
un bocado a su cereal. “Ey.” Agarra la cuchara y me apunta
como si estuviera blandiendo un arma. “Nunca robes el
cereal. Podrías morir por mucho menos que eso”. Inflo mis
mejillas y hago un crujido lo más grotesco posible. En
realidad no es terrible. En cuanto puedo, le robo otro
bocado. Ella me gruñe, pero no dice nada.
La señora Bailey entra con un sobre. Lo abro y reviso su
contenido. Lo puse frente a Julia. “¿Qué es esto?” Lo abre y
mira a través de él.
“Son para ti. Existe una tarjeta de crédito sin límite para que
la uses como quieras. Me gustaría mucho que lo usaras.
También hay una copia de nuestra licencia y certificado de
matrimonio para que puedas actualizar tu identificación. A
menos que esté contigo, Corey te llevará a donde necesites
ir y te acompañará de ahora en adelante. Creo que lo mejor
es llegar por separado a trabajar por el momento. De todos
modos, me gusta tener mi propio coche”.

 

Ella bebe la leche de su cuenco. “¿Realmente necesito una
niñera?”
Le entrego una servilleta. “Corey es un guardaespaldas, mi
mejor guardaespaldas, de hecho. Y sí lo haces. Tiene otras
tareas que realizar mientras estás aquí o en la oficina, por lo
que no será un inconveniente para él”.
Julia me mira. “¿Vas a alguna parte?”
Tomo un trago de mi café. “No, ya regresé. Tuve una reunión
para desayunar”.
Ella se levanta y camina delante de mí. “En ese caso.” Ella me
desabrocha la chaqueta y la desliza sobre mis hombros.
Luego me quita la corbata y me desabotona los dos botones
superiores. “Mucho mejor”, me dice con una dulce sonrisa.
Ella aterriza un rápido y casto beso en mis labios. “¿Por qué
no sabía que tenías una reunión hoy? Nunca he programado
una reunión para el domingo”.
Siento mi teléfono vibrar en mi bolsillo. “Organizo algunas
de mis reuniones más importantes”. Le digo mientras saco
mi teléfono.
Ella me mira. Miro mi identificador de llamadas, es Shelby,
otra vez. Gruño y presiono finalizar llamada. “EM. ¿Cavanagh?
Miro hacia arriba y asiento. “Dame tu teléfono.” Le doy una
mirada que dice que de ninguna manera. Ella se burla: “¿No
confías en mí?” Entrecierro los ojos hacia ella, pero
finalmente cedo. Confío en ella. Desbloqueo mi teléfono y se

 

lo entrego. Ella tiene mi teléfono durante unos 10 segundos
y luego me lo devuelve.
“¿Qué hiciste?”
Ella me sonríe. “Acabo de bloquear su número. Ahora sus
llamadas no pasarán y ella no te molestará”. Podría
castigarme por no pensar en hacer precisamente eso. Suena
una alarma en su teléfono. “Maldita sea, voy a llegar tarde”.
Ella sale corriendo escaleras arriba.
Estoy decepcionado de que ella no vaya a estar aquí
conmigo. La sigo hasta donde está en el baño, lavándose los
dientes. “¿Cuáles son tus planes para hoy?”
Escupe la pasta de dientes y se enjuaga la boca. “Voy a visitar
a mi papá”. Tiene una caja sobre el mostrador con varios
artículos para la cara y el cabello. Se frota la cara con una
crema blanca y luego comienza a buscar en la caja.
Encuentra una banda elástica y sigue cavando.
“¿Qué estás buscando?”
El tintineo de los artículos en la caja se detiene, “mi cepillo
de pelo, no lo encuentro”. Camino hacia la mesita de noche
donde la dejó anoche. Lo recojo y hago otra nota mental
sobre ella. Le devuelvo el cepillo. Tiene una expresión de
vergüenza en su rostro. “Gracias.”
“¿Puedo acompañarte? Me gustaría conocer a tu padre”.
Su cola de caballo está perfectamente en su lugar. “Por
supuesto que puede.” Ella se muerde el labio. “Papá sabe
que tú y yo estuvimos en Las Vegas y nos casamos. Él no sabe

 

que fuimos drogados… Por cierto, si alguna vez veo a ese
amigo tuyo, le darán una bofetada”.
Sonrío ante su ferocidad. “Me aseguraré de señalar a Jarret
mientras estemos en Las Vegas”.
Ella asiente. “Trato. Vamos.” Ella agarra su bolso. La llevo al
garaje y se detiene en seco. “¿Me estás tomando el pelo?”
Sus ojos viajan de un lado a otro. Ella se acerca a mi auto
favorito. “¡Tienes una Barracuda de 1970! Y… ¿es ese un
Chevelle 69? Ella comienza a caminar por la fila nombrando
los autos uno tras otro. “Porsche, Lamborghini, Maserati,
Alpha Romeo, incluso un Corvette. Típico. He visto el BMW.
Dios mío, un Rolls Royce. Ese Lexus es tan bonito”. Estoy en
completo shock. ¿Qué mujer sabe de coches? Ninguno en mi
círculo social, eso seguro. “¿Podemos viajar en el Lexus, por
favor? Ella es tan bella.” Sus manos rezan frente a ella y sus
ojos brillan. ¿Cómo puedo negarla? Voy a la caja de
seguridad y saco la llave adecuada. Pongo la llave en sus
manos. Sus ojos se hacen aún más grandes. “¡De ninguna
manera! ¿Me dejas conducir?
Me encojo de hombros. “Por qué no.”
Salta arriba y abajo, es como una niña en Navidad. Abre la
puerta y entra. Acaricia el volante. “Todavía huele a nuevo.
No puedo creer que me dejes conducir. Eres realmente un
santo”. Se abrocha el cinturón y arranca el motor, el coche
cobra vida con un ronroneo. “No puedo creer esto. ¡Esto es
genial!” Se inclina sobre la consola y me besa en la mejilla.

 

Presiona los pedales y luego pone una marcha. Ella sale con
evidente habilidad. Le digo cómo llegar al centro donde se
aloja ahora su padre.
Mira alrededor del edificio como si se estuviera asegurando
de que cumpliera con sus estándares. Nos recibe un stripper
de dulces. “Señor. Thomas Lewis, por favor”. —Pregunta Julia.
La chica se levanta. “Por aquí.”
La seguimos hasta el área de salud mental. Julia conversa
con la niña sobre las prácticas del centro. Al final está
satisfecha con los resultados.
Mientras nos acercamos a la habitación de su padre, puedo
escuchar la voz de una mujer. Ella está gritando con mala
actitud. Julia entra corriendo. “Mamá, ¿qué diablos crees que
estás haciendo aquí?”
La mamá de Julia se cruza de brazos. “No me hables así,
mocoso irrespetuoso. Yo soy tú madre. Obviamente tu papá
entró con dinero y se niega a pagarme. Todavía me debe una.
Tuve la amabilidad de dejarlo pasar, pero ya terminé de
esperar”.
Julia se acerca a su cara. “El respeto se gana. Solicitaste
manutención infantil después de dejarme atrás. Viví con
papá todo el tiempo. No eres más que un avaro de dinero sin
valor. Ve a suplicarle a tu último marido si quieres dinero.
Papá no te debe nada. Ahora sal de aquí o haré que te echen.
Y si vuelvo a ver tu cara cerca de mi papá, te llevaré a los
tribunales y tendrás que devolverle cada centavo que le

 

quitaste. Y para que lo sepas, papá no ganó dinero. Mi
esposo es quien pagó por su cuidado. Y ni se te ocurra
molestarlo. Ahora vete a la mierda”. La madre de Julia se
burla y se marcha furiosa.
“Jules, esa sigue siendo tu madre”. El padre de Julia le dice.
“Papá, no seas blando conmigo ahora. Sabes muy bien cómo
es ella. Sr. Lewis hmph. “Papá, este es mi esposo, Fredrick
Draven. Fredrick, este es mi papá, Thomas Lewis”.
Doy un paso adelante para estrecharle la mano. “Es un honor
conocerlo, señor. Le agradezco su servicio. Como hombre de
negocios, entiendo lo importantes que son los hombres y
mujeres en servicio. También debo agradecerte por hacer
que Julia sea quien es hoy. Es una mujer increíble”.
El señor Lewis asiente. “Eso es lo que es. Estoy muy orgulloso
de ella. A ti, por otro lado, te agradezco todo lo que has
hecho por mí. Pero no estoy contento con la situación entre
ustedes dos. Cuando mi Jules ama, lo hace de todo corazón.
No quiero verla herida”.
Asiento con la cabeza. “Comprendido.” Respondo, pero en el
fondo de repente me preocupo. ¿Julia realmente podría
amarme? No puedo devolverle su amor. Al principio un año
parecía una eternidad, ahora me pregunto si lo será.

 

El punto de vista de Julia

Me preocupa que lo que dijo mi padre afecte a Fredrick. No
me atrevo a mirarlo ahora mismo. Tengo miedo de que sólo
una mirada me delate. Él sabrá que ya me estoy enamorando
de él. “Papá, nunca creerás lo que conduje hasta aquí”. Los
autos siempre llaman la atención de mi papá, él es un
fanático de ellos.
“Dime. Apuesto a que el señor Draven tiene muchos coches.
Asiento con entusiasmo. “Es un Lexus LC 500. ¡Tengo que
conducirlo! Tiene todo un garaje lleno de coches. Incluso
tiene una Barracuda”.
Papá mira a Fredrick. “¿Es así, señor Draven? Me encantaría
verlo. Me encantan los coches clásicos. Tenía un Bel-air 57 en
el que me encantaba trabajar. Mi ex esposa lo vendió
mientras estaba en mi tercera gira. Extraño a esa vieja. Ella
era una belleza”.
Fredric sonríe ante el entusiasmo de mi papá. “Sí, soy
coleccionista. Sólo tengo 2 clásicos. Quizás tenga que
agregar un auto nuevo a mi colección. Por favor, llámame
Fredrick”.
Pasamos unas horas con mi papá. Cuando le traen el
almuerzo, Fredrick y yo nos vamos. Mi estómago gruñe justo
cuando llegamos al auto. “Aquí conduces tú. Tengo
demasiada hambre para pensar con claridad”. Le devuelvo
la llave y me abre la puerta. Siempre el caballero.

 

“¿Qué te gustaría comer?”
Pienso por un minuto. “¿Qué tal una hamburguesa y un
batido?” Se marcha. Fredrick encuentra un restaurante que
se especializa en hamburguesas elegantes hechas por un
chef famoso. La comida es deliciosa, lo disfruto muchísimo.
Después de terminar regresamos a casa. Fredrick tiene
trabajo que hacer, así que me uno a él en su estudio.
Pasamos el resto del día juntos hablando y conociéndonos
más.
Es lunes y tengo mi última clase. Corey me lleva a mi campus
y me acompaña al interior. Espera afuera de la puerta de mi
salón de clases como una estatua. Entrego mi tarea y tomo
mi entrevista final. Luego, Corey me acompaña al sindicato
de estudiantes donde recojo mi toga y birrete.
Es sólo después del mediodía así que decido almorzar cerca
de la escuela. Es un restaurante normal que Shannon y yo
frecuentamos. No quiero comer delante de Corey, así que le
pido que me acompañe. Tomo un sándwich club con papas
fritas y lo rompo. “¿Cuánto tiempo llevas trabajando para
Fredrick?”
Corey traga un bocado de su hamburguesa y luego responde.
“Nos conocimos en la universidad. Solía pelear MMA. Me
contrató tan pronto como se hizo cargo de la empresa”.
Bebo mi limonada. “¿Entonces en realidad sois amigos?”
Corey mueve la cabeza de un lado a otro. “Más o menos.
Confiamos completamente el uno en el otro y hablamos de

 

cosas que no compartimos con los demás, pero en realidad
no salimos. Mantenemos la línea entre empleador y
empleado bastante clara”.
“Perra, ¿por qué no me dijiste que estarías aquí? Podríamos
habernos encontrado”. Shannon se sienta a mi lado y roba
una fritura. Me sorprende verla, pero agradezco la
interrupción.
“Pide algo, te invito”.
Le hace señas a un camarero para que se detenga. “Dulce.
Estoy hambriento.”
Corey se aclara la garganta. “Los dejaré a ustedes dos en paz,
señorita”. I
despídelo. “No quedarse. Aún no has terminado de comer.
Ustedes dos deberían conocerse de todos modos. Corey,
esta es mi mejor amiga Shannon. Shannon, este es Corey”.
“¿El esposo?” Shannon me interrumpe y le mira mal a Corey.
“No. No te apresures. Él es mi guardaespaldas”.
Shannon se relaja en la cabina. “¿Por qué tienes un
guardaespaldas? Sin ofender.”
Corey se encoge de hombros, “ninguno tomado”.
Shannon me mira esperando una respuesta. “¿Mi marido
sólo se preocupa por mi seguridad?”
Shannon ordena y yo les digo que apresuren su pedido. En
un instante le traen la comida y todos comemos. Voy al baño
y los dejo charlando. Vuelvo a ver a un Corey sonriente y una
Shannon risueña. Nunca había visto a Corey sonreír, ni

 

siquiera antes de conocerlo. Terminamos nuestra comida y
le doy un abrazo a Shannon. En el auto, Corey pregunta:
“¿Adónde vamos, señorita?”. Miro mi reloj y decido dirigirme
a la oficina.
Fredrick debería estar en una reunión de la junta directiva
en este momento, así que decido encargarme de algunas
tareas. “EM. Luis. ¿Pensé que tenías escuela hoy? ¿Estás
intentando empezar con ventaja para tu primer día de
mañana? La Sra. Harvey se sienta en el escritorio por el que
todos pasan cuando salen del ascensor.
“Sí, señora Harvey. Terminé temprano así que decidí entrar.
¿Tienes algo para mí? La Sra. Harvey y yo trabajamos mucho
juntos porque ambos respondemos únicamente ante
Fredrick. Todos los demás responden ante ella. Ella es
realmente profesional y buena en su trabajo. Ella trata a
todos con respeto. Ella me gusta. Ella me entrega una pila de
archivos. Me siento en mi escritorio y me pongo a trabajar.
Estoy absorto en mi trabajo. “¿Estás tratando de ganar
puntos con el jefe?” Casi salto de mi asiento. Fredrick se ríe
detrás de mí.
“Buenas tardes Sr. Draven. Terminé temprano la escuela así
que tengo tiempo extra. Quería empezar con ventaja”.
Federico sonríe. “Muy bien. Hazme un café”. Se da vuelta y se
dirige a su oficina. Voy a la sala de descanso, le preparo café
y luego voy a su oficina. Llamo a su puerta. “Ingresar.” Entro
y cierro la puerta detrás de mí. Está parado frente a su

 

ventana con su teléfono en la oreja. Dejo el café en su
escritorio y luego me giro para irme. “¿Adónde va, señora
Draven?” Me detengo en seco para mirarlo. Tiene su habitual
sonrisa en su rostro.
“No quería interrumpir tu llamada”.
Me atrae hacia él y me besa. “Me he acostumbrado tanto a
que estés cerca que no sabía qué hacer sin ti aquí. Te
extrañé.”
Le desabrocho la chaqueta y meto las manos. Paso las
manos sobre sus hombros y se la quito. “Mucho mejor.”
El sonrie. “Tengo mucho que hacer hoy. Le enviaré algunos
archivos que deben revisarse. ¿Te quedarás aquí conmigo
hasta que termine? Podemos ir a cenar después”.
Yo sonrío. “Por supuesto.” Lo beso y luego me giro para irme.
Me envía varios archivos que toman mucho tiempo para cada
uno. La oficina se va vaciando poco a poco. Pronto seré el
último aquí. Llamo a la puerta de Fredrick. “Ingresar.” Entro
y encuentro a Fredrick en su escritorio escribiendo, sin su
chaqueta. “¿Qué es?” Pregunta mientras coloco algunos
archivos en la suya.
“Todos se han ido. ¿Puedo traerte algo?”
Sus ojos no han abandonado la pantalla y me pregunto si
estará de mal humor. “No. De todos modos, ya casi termino
aquí”. Camino detrás de su escritorio, detrás de su silla.
Empiezo a frotar sus hombros, están tensos y rígidos. Se

 

relaja en su silla. Una mano se levanta para agarrar la mía.
Lo besa suavemente. “Gracias.”
Le doy un beso en el cuello y luego miro mi marca. Todavía
está ahí. “¿Mejor?” Yo le pregunto.
Gira su silla y me sienta en su regazo. Estoy sentada de lado
mientras él rodea mi cintura con sus brazos y entierra su
cabeza en mi cuello. Mis brazos rodean sus hombros. Tararea
contento. “Mucho mejor.” Fredrick continúa su trabajo
conmigo en su regazo. Después de un rato, cierra sus
archivos y luego toma su teléfono de su escritorio. “Decir
queso.”
Sonrío a su cámara. El flash me ciega durante unos segundos
y luego miro la foto. Ambos estamos sonriendo y parecemos
una pareja feliz. “Me gusta, envíamelo por favor”. Me lo
reenvía y luego me deja plantado. Agarra la chaqueta del
traje y se la pone. “Espera, quiero otra foto”. Entrelazo mis
dedos a través de su mano izquierda para que nuestros
anillos queden al frente y al centro. Tomo una foto solo de
nuestras manos.
“Envíame ese. Lo convertiré en mi protector de pantalla”. Se
lo envío y luego nos vamos.

Lo Que Pasa en Vegas novela completa

Lo Que Pasa en Vegas novela completa

Score 9.4
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: April 30, 2024 Native Language: Spanish

leer Lo Que Pasa en Vegas novela completa

Lo que sucede en Las Vegas por C. Qualls Resumen

Julia Lewis es una pasante a punto de graduarse. El único puesto disponible es el de asistente personal de el empresario Fredrick Draven. Es astuto y está comprometido con la hija de su copropietario. Cuando Julia se despierta en la cama de su jefe mientras está en Las Vegas, No tiene idea de cuánto está a punto de cambiar su vida.

Lo Que Pasa en Vegas novela completa

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset